TestVelocidad.es News Internet lento: 8 causas más comunes y cómo solucionarlas

Internet lento: 8 causas más comunes y cómo solucionarlas

¿Te molesta el internet lento? Te guiaremos a través de las ocho causas más comunes y consejos para resolverlas, con los que acelerarás tu conexión a internet de manera sencilla.

Internet lento: 8 causas más comunes y cómo solucionarlas

¿Estás enfrentando problemas de internet lento y no sabes qué hacer? Las interrupciones o desaceleraciones temporales ocurren de vez en cuando casi a todos los usuarios, independientemente del tipo de conexión o del proveedor. Identificar la causa puede ser a menudo complicado, especialmente para los menos conocedores en aspectos técnicos.

Por eso, hemos elaborado para ti una guía sobre las ocho causas más comunes del internet lento. Acompáñanos a ver cómo puedes acelerar tu internet y lograr una conexión más estable.

1. Sobrecarga de tu red doméstica

La mayoría de los usuarios culpan automáticamente al proveedor por el internet lento, pero a menudo esto es injustificado. Especialmente en los hogares grandes, suelen presentarse problemas debido a la sobrecarga de la red propia. En consecuencia, la conexión se ralentiza inmediatamente, lo que no es suficiente para actividades en línea más exigentes, como videollamadas, ver servicios de streaming o jugar videojuegos.

Si sabes que en tu red hay varios dispositivos conectados o más usuarios utilizándola, puedes tomar varios pasos de inmediato. Todos estos los discutiremos en detalle a continuación.

Configuración de QoS para priorizar actividades

Muchos routers ofrecen la función Quality of Service (QoS), que permite ajustar la configuración de uso de la red. En resumen, el usuario puede definir qué datos deben ser priorizados por la red. Esta función es ideal especialmente para actividades que utilizan alto ancho de banda, como videollamadas, descargas de aplicaciones, o streaming de videojuegos.

Para una mejor comprensión, vamos a mostrar todo en un ejemplo sencillo:

Imagina que has asignado prioridad a las videollamadas utilizando la función QoS. Mientras trabajas en tu computadora, te unes a una llamada de trabajo y al mismo tiempo buscas información en el navegador. La red asignará la máxima cantidad de datos a la videollamada, que debería funcionar sin problemas. En cambio, la velocidad de navegación se reducirá, resultando en una carga más lenta de las páginas web.

Crear una red de invitados para visitas

Si tienes visitas en casa, probablemente les ofrecerás la posibilidad de conectarse a tu red. En tal caso, es mejor crear una red separada para los visitantes. De esta manera, no podrán utilizar todo el ancho de banda ni visitar sitios peligrosos. Además de posibles ralentizaciones de internet, también evitarás amenazas potenciales como malware u otros riesgos.

Desconectar dispositivos inactivos

Es posible que tengas dispositivos conectados a la red que ya no utilizas activamente. Viejos portátiles, teléfonos móviles o tabletas pueden de vez en cuando iniciar actualizaciones automáticas de programas y aplicaciones, lo que lógicamente reducirá la velocidad de internet. Además, verifica si tu router tiene un límite predefinido de dispositivos conectados.

Planificar tareas intensivas con anticipación

Si a pesar de todos tus intentos no has logrado averiguar cómo acelerar el internet, quizás tengas que adaptarte un poco a la velocidad de la conexión. Una buena estrategia es planificar tareas intensivas con anticipación. Si sabes que tu dispositivo necesita una actualización o quieres descargar una aplicación, plánificalo para la noche o cuando la mayoría de los miembros del hogar no estén en casa.

2. Sobrecarga de la red del proveedor

Similar a tu red doméstica, también puede ocurrir una sobrecarga en la red de tu proveedor de internet. En tal caso, desafortunadamente no puedes hacer nada y solo tienes que esperar a que solucionen el problema. También puedes contactarlos para informarles de tu situación. Antes de eso, puedes hacer una prueba de velocidad y confrontar al proveedor con los valores reales.

Un problema común es el internet lento por cable, que es muy susceptible a la cantidad de dispositivos conectados en una zona determinada. Este fenómeno también puede ocurrir con la internet inalámbrica, especialmente en lugares densamente poblados, o en áreas remotas con señales débiles, donde incluso unos pocos dispositivos conectados pueden reducir significativamente la velocidad de internet.

Los cortes de conexión suelen observarse principalmente durante las noches, cuando las personas regresan del trabajo. Si la desaceleración se repite con regularidad, es probable que haya una sobrecarga de la red. La única posible solución es planificar tareas intensivas para horas en que la red no esté tan utilizada.

3. Superación del límite máximo de datos

Algunos proveedores pueden establecer un límite máximo de datos en sus tarifas. Principalmente se encuentra en el internet móvil o satelital. Tras superar el límite, la conexión puede ser interrumpida por completo o notablemente ralentizada.

Ten cuidado con la renovación automática, que podría resultar muy costosa con un uso prolongado. Mejor revisa las condiciones de tu tarifa y explora las alternativas disponibles que se ajusten a tus necesidades y sean favorables también en términos de precio.

4. Señal Wi-Fi débil

Algunas casas tienen problemas con una señal Wi-Fi débil, debido a una cobertura insuficiente en el área, el tamaño del espacio habitable, o los obstáculos entre el router y el dispositivo de destino. Si no vives en una vivienda pequeña, probablemente tendrás problemas con el internet lento por Wi-Fi en otras partes de la casa, especialmente en el piso superior o en el jardín.

Afortunadamente, existen varias soluciones técnicas que te permiten aumentar fácilmente el alcance de la señal Wi-Fi incluso por varios metros. Puedes optar, por ejemplo, por:

  • Extensores – captan la señal Wi-Fi existente desde tu router y la retransmiten, extendiendo el alcance. Dado que este proceso es técnicamente exigente, puede reducir la velocidad de conexión.
  • Sistemas de Wi-Fi Mesh – consisten en un router y módulos o nodos satelitales ubicados por toda la casa. Todos los dispositivos se comunican entre sí, creando una red en el área designada. Son ideales especialmente para casas grandes y de varios pisos.
  • Routers más potentes – si tienes un router desde hace tiempo, es posible que sea la causa del internet lento por Wi-Fi. Los estándares actuales incluyen routers que soportan Wi-Fi 6, que pueden mejorar significativamente la velocidad de conexión.
  • Adaptadores Powerline – usan la red eléctrica existente en tu casa para transmitir datos. Un adaptador se conecta a tu router y otro se inserta en una toma de corriente en el área donde necesitas ampliar la cobertura. Algunos adaptadores también tienen un extensor de Wi-Fi incorporado.

El problema también puede radicar en una ubicación incorrecta del router, lo cual es especialmente importante en el internet inalámbrico. En tal caso, puedes usar antenas adicionales que te ayuden a mejorar la calidad de la señal recibida. Su instalación puede ser un poco más complicada, ya que es necesario colocarlas ya sea en la fachada de la casa, en el techo (en algunos casos, es suficiente en el ático).

5. Alta latencia

En este caso, los menos conocedores de tecnología no se sentirán muy animados, ya que se pueden perder incluso con los tipos de conexiones y cuestiones técnicas similares. Además de estos, la latencia también juega un papel importante en la velocidad de la conexión a internet.

En resumen, la latencia es el tiempo necesario para que los datos se transmitan desde tu dispositivo al servidor correspondiente. Si deseas que tu conexión sea rápida y fluida, una baja latencia es fundamental.

En cambio, la alta latencia conduce a una ralentización de la conexión, caídas o interrupciones, que te molestarán especialmente durante juegos o videollamadas. La latencia total se ve afectada por varios factores, que solo pueden ser influenciados en algunos casos.

Los principales incluyen el tipo de conexión, la distancia entre el dispositivo de destino y el servidor, la calidad de los dispositivos o la sobrecarga de la red. En cuanto al tipo de conexión, la peor es internet satelital, que generalmente tiene una alta latencia. En cambio, el internet óptico ofrece la latencia más baja, pero solo está disponible en áreas urbanas.

Aunque no lo parezca a simple vista, la latencia es uno de los problemas que no se pueden resolver en unos minutos. Como se mencionó, está influenciada por varios factores que no siempre se pueden identificar fácilmente. Si aún no quieres rendirte, puedes intentar los siguientes pasos:

  • intenta reiniciar tu router
  • optimiza la configuración de QoS
  • reduce la cantidad de dispositivos conectados
  • opta por una conexión por cable en lugar de inalámbrica
  • prueba un tipo diferente de conexión a internet (satelital, inalámbrica, por cable, DSL, o internet óptico).

6. Dispositivos lentos o antiguos

El problema no necesariamente radica en la conexión a internet. En muchos casos, la carga lenta puede deberse a que tu dispositivo está desactualizado. Y no solo nos referimos a la antigüedad real de tu laptop o móvil, sino también a la actualización de tu software.

Si compraste el dispositivo recientemente, intenta verificar si hay actualizaciones disponibles. La desaceleración también puede ocurrir debido a que el dispositivo está sobrecargado con varias tareas simultáneamente. Intenta apagarlo o reiniciarlo. Ten cuidado especialmente con abrir varias aplicaciones o páginas al mismo tiempo.

En el caso de navegadores, puedes intentar limpiar las cookies o el historial de búsqueda completo. Por último, verifica que tu dispositivo no haya sido infectado por un virus o malware. Para mayor seguridad, realiza un escaneo con el antivirus y, si encuentras algún archivo infectado, elimínalos de inmediato.

7. Tarifa demasiado lenta

Uno de los problemas comunes es elegir una tarifa incorrecta. Los proveedores usualmente ofrecen varias opciones de tarifas, que difieren principalmente en la velocidad de conexión. Antes de decidir cambiar la tarifa, verifica la velocidad real de tu conexión. Puedes medirla fácilmente utilizando nuestra herramienta en línea, que realiza la medición de la velocidad en pocos minutos.

Si la velocidad corresponde a la tarifa seleccionada, hay una gran posibilidad de que esté disponible una variante más rápida. De lo contrario, es posible que te encuentres en un área con cobertura de señal insuficiente. En tal caso, la velocidad de internet puede ser un gran problema, especialmente si utilizas varios dispositivos en casa al mismo tiempo.

En un hogar donde varias personas reproducen videos en calidad HD al mismo tiempo, necesitarás una conexión con una velocidad de al menos 15 a 30 Mbit/s. Por el contrario, en hogares grandes con entusiastas de los juegos en línea o personas que utilizan internet las 24 horas del día, los 7 días de la semana, se necesitará una capacidad un poco mayor, de alrededor de 100 Mbit/s.

8. Tipo de conexión a internet inadecuado

Es común encontrar varios tipos de conexiones a internet. Los residentes de las ciudades y sus alrededores están en la mejor situación, ya que pueden elegir entre una amplia gama de ofertas, tanto en términos de tipos de conexión como de proveedores.

Las personas que viven en zonas rurales o localidades remotas están en una situación un poco peor, ya que generalmente tienen acceso a formas de conexión menos efectivas. Lo más común es encontrar conexiones DSL, internet satelital o inalámbrico. Afortunadamente, muchos proveedores se esfuerzan por mejorar sus servicios y expandir el alcance y la calidad de sus redes.

Para tener una mejor visión general, en la siguiente tabla veremos qué pueden ofrecerte los diferentes tipos de conexiones.

Tipo de conexión

Ventajas

Desventajas

Velocidad promedio

Disponibilidad

DSL

  • Muy estable
  • Disponible casi en todas partes
  • Más económico
  • Velocidad de descarga y carga más baja
  • La velocidad puede disminuir con la distancia

1 a 100 Mbit/s

Ciudades, áreas periurbanas y lugares remotos

Por cable

  • Mayor velocidad que DSL
  • Estable
  • Más costoso
  • Peor calidad de señal bajo alta carga

5 a 500 Mbit/s

Principalmente áreas urbanas y periurbanas

Internet por fibra óptica

  • Velocidades extremadamente altas
  • La misma velocidad para descarga y carga
  • Alta estabilidad
  • No disponible en todas partes
  • Tarifas usualmente más caras

250 a 1,000 Mbit/s

Principalmente grandes ciudades y sus alrededores

Internet satelital

  • Alta disponibilidad
  • Mayor latencia
  • Menor velocidad
  • Ligero impacto por el clima

3 a 100 Mbit/s

Principalmente en áreas rurales y remotas

Internet inalámbrico (LTE, 4G)

  • Portátil
  • Mayor disponibilidad
  • Fácil instalación
  • Tarifas convenientes
  • Menos estable
  • Menor calidad de señal durante mal tiempo

2 a 50 Mbit/s

Casi todo el territorio (menor calidad de señal en áreas remotas)

Internet inalámbrico 5G

  • Velocidades extremadamente altas
  • Baja latencia
  • Portátil
  • No disponible en todas partes
  • Requiere nuevos dispositivos compatibles con 5G

50 a 300 Mbit/s

(en gran parte del territorio, la velocidad máxima es de 100 Mbit/s)

En áreas urbanas y algunas áreas periurbanas

Como has podido ver, hay muchas causas detrás del internet lento. Identificarlas puede ser un desafío, pero con un poco de paciencia seguramente podrás descubrir cuál es el problema. Si no estás seguro de la velocidad de tu internet, puedes usar nuestra herramienta en línea para medir la velocidad. En un instante sabrás si la calidad de la conexión corresponde a tu tarifa o si la velocidad disminuye durante el día.

El Internet de las Cosas es uno de los fenómenos actuales en el campo de las tecnologías de la información y el internet. Descubra cómo usar el Internet de las Cosas (IoT) también en su hogar y en qué aspectos debe prestar atención durante su uso.

El uso de switches (conmutadores de red) es actualmente exclusivo de redes empresariales, pero también tienen su aplicación en redes domésticas. En el mercado encontrará switches en diversas categorías de precios, que difieren en parámetros y funciones adicionales. ¿En cuáles enfocarse y cómo elegir un nuevo switch? Nos dedicaremos a este problema en las siguientes líneas.

Google, con sus últimas actualizaciones de algoritmos e integración de IA, vuelve a mover el internet. Mientras promete mejores resultados de búsqueda, muchos creadores de contenido están preocupados por el futuro de los sitios más pequeños. ¿Es la integración de IA una salvación o un desastre? ¿Y cómo afectará la forma en que consumimos información en línea?

Protege tus datos en internet con nuestras 9 reglas de seguridad en internet. Aprende a crear una contraseña fuerte, activar la autenticación 2FA y usar la banca en línea de manera segura. Descubre por qué es importante actualizar el software y por qué debes prestar atención a los sitios web que visitas. Con nuestra guía, ya no serás un blanco fácil para los hackers.

La mayoría de los hogares sufren de internet lento y cobertura insuficiente de señal Wi-Fi. Nuestros 10 consejos te ayudarán a resolver estos problemas de manera fácil.

Si desea conectar una computadora a Internet o a una red doméstica utilizando un cable, tiene dos opciones. Puede comprar un cable ya hecho en la tienda con conectores en la longitud deseada, o puede fabricarlo usted mismo. La fabricación casera de un cable de red es esencial, especialmente si necesita pasarlo por un agujero estrecho donde el conector no cabe. Generalmente, debe montarlo después de pasar el cable por el agujero pequeño. Lea cómo fabricar dicho cable y cómo reparar uno ya existente.